Seleccionar página

Si estás empezando a preparar tu cambio de armario ya sabrás que las bolsas de red son uno de los básicos del verano. Seguro que ya las has visto en artículos de Street Style y sabrás que son el sustituto de la temporada a los bolsos de mimbre de 2017.

 

¿Y cómo puede ponerse de moda una bolsa de red de crochet? ¿No eran las bolsas de la compra de nuestras abuelas? ¡Ay qué curioso es el mundo de la moda!

Vamos a pensar en las alternativas:

  • Buscar en el fondo de los cajones de la cocina de tu abuelita. Mira si tiene guardada una desde hace veinte año. Ojo que esto podría pasar, las abuelas son mucho de guardar por si acaso.
  • Recurrir a las gangas de internet: Hay muchas opciones de compra en el mercado y algunas llegan hasta los treinta euros. ¿En serio tengo que pagar esto por dos trozos de hilo? Yo personalmente no estoy dispuesta, y aquí os dejo las que tienen mejor precio del mercado: por dos euros tienes tu bolso redondo de tela. Pim pam pum
  • DIY: Y aquí llega la opción para las más atrevidas, o mejor dicho, para las más habilidosas. Porque si, por supuesto, también existe el tutorial Cómo hacer un bolso de red de ganchillo, podéis verlo aquí

No voy a hacer una confesión falsa afirmando que he conseguido hacer el mío porque, realmente, no tengo tanta paciencia, ya me gustaría… pero la verdad es que me quedo con la opción de Amazon. Por precio me lo cojo en un par de colores y paso el verano como la mejor de las fashionistas.

Lo mejor de este bolso es que no ocupa nada y será perfecto para cuando tengas que hacer tu maleta de vacaciones. Si has hecho como yo, y te lo has comprado en varios colores, problema resulto.

Porque si hay algo que sabemos cuando nos ponemos delante de una maleta a hacer esquemas mentales de looks, es que los bolsos ocupan mucho. Además nos encanta llevar varios para combinarlos con nuestros outfits. Pues te lo coges en tres colores y problema resuelto. ¿O no?

Puedes comprar tu bolsa de red en varios colores: haz Match con tus Outfits

Pero antes de seguir: ¿Cuáles son los colores de la temporada? ¿Qué color debería comprarme si no me quiero equivocar? El bolso blanco es un básico y perfecto para verano, va con todo, como dicen las madres.

¿Te lanzas con un segundo color? Piensa entonces en tus prendas de verano, cuáles son los colores que predominan. Si eres de tonos fuertes y llamativos, yo me iría seguro por el rosa. Además de ser uno de los imprescindibles de la temporada, te dará el toque chic que, seguro, estás buscando.

Sigue mirando (o pensando) en tu armario. Tal vez seas más de terracotas, tonos nude, marrones, grises… entonces muévete en esta gama de color cuando elijas tu segundo bolso.

Recuerda, lo importante es comprar siempre pensando en lo que tienes. Que no lleguen a tu casa y te quedes mirándolo y pensando ¿y ahora qué hago yo con esto?

Un bolso que mola es igual a una foto en Instagram

¿Verdad que ya te estás imaginando con tu bolso de red por tu playa favorita? Oye, y que no hay que esperar para irse de vacaciones, también podemos usarlo en su función natural. Es decir, para ir a hacer la compra. Ya sabéis que lo supermercados han empezado a aplicar la política de sostenibilidad y las bolsas de plástico se pagan.

Pues tu sales de casa con tu bolsa de crochet, bajas a la frutería y seguro que tu tendera del barrio se queda sorprendida (positivamente), cuando te pregunte. ¿Necesitas bolsa? Y le digas, no, tranquila, y saques tu trendy bolsa para meter las naranjas y los kiwis.

Mejor no vayas sola a la compra, porque seguro que vas a querer dejar reflejado este momento en tu cuenta de Instagram. ¡No desaproveches la oportunidad de presumir! Seguro que a tus folowers les encantará ver que eres de las primeras en unirte al momento chic-ecológico.

Que vas sola a la compra, ¡pues no pasa nada! También puedes hacer una foto-bodegón. Busca una bonita mesa de madera decapada, o un suelo de mosaico o cualquier otro fondo visualmente atractivo. Coge tu móvil, haz tu foto y elige tu mejor filtro. ¡Listo! Ya estás on-line y tu bolso nuevo también.

El origen de esta tendencia: la antiquísima bolsa de red

Pero vamos a analizar esto en profundidad, ¿de dónde viene esta fiebre de recuperar lo antiguo y ponerlo de moda? Porque solo desde el conocimiento de lo que pasó se pueden sacar conclusiones en el presente. Y el mundo de la moda se aprovecha mucho de esta premisa tirando de los hitos del pasado.

Dicen que está todo inventado y que ahora los diseñadores solo tiran de archivos del pasado para crear. En gran parte esto es real y la reinterpretación de éxitos del pasado, puede ser un acierto en el presente.

Afortunadamente hay diseñadores como Demna Gvasalia, al frente de Vetmenents, que se atreven a hacer cosas nuevas y locas. Uno de los ejemplos, y siguiendo con el tema de los bolsos, es su famoso rediseño de la bolsa de Ikea.

Asi que, si en una pasarela puede subir la famosa bolsa azul de plástico, ¿por qué no vamos a ir nosotras paseando por la ciudad con la bolsa de la compra de nuestras abuelas? Como ves, argumentos no nos faltan.

Este no es el primer bolso del que nos enamoramos en verano

Otra de los bolsos que se recuperaron de los armarios del pasado son los de mimbre, rafia y todos sus primos hermanos. Las influencers del mundo los compraban en los Mercadillos de Bali por un par de euros y todas soñábamos con sus fotos en playas paradisíacas.

Lo malo es que no todas podíamos pasar unos días de relax en Bali (vaya, temas de presupuesto) y nos tocaba pagar precios muy altos en las tiendas locales. Y no solo en las locales (tipo Zara) sino que los diseñadores también sacaron sus propuestas a precios realmente elevados. Hablamos de cientos, sí.

Pero la realidad es que sucumbimos. Porque es muy difícil frenar las ansias irrefrenables que nos producen las fotos de Instagram. Y como también querríamos estar en un paraíso de aguas turquesas, pero no todas nos lo podemos permitir, pues no quedamos con el bolsito de mimbre, y tan panchas. Que en Benidorm también podemos lucirlo, oye.

¿Pero y este bolsito de cuando, y de dónde viene? En los años ochenta se popularizó gracias a la actriz y cantante Jane Birkin. Ella, con su maravilloso estilo francés, fotografiada en una escalera con su cesto e mimbre es una de las imágenes más famosas de la época. Dieron la vuelta al mundo y enamoraron, tanto por su simplicidad, como por ese aire parisino que tanto nos gusta.

bolso de mimbre de jane birkin

Hoy en día, treinta años después, ese look sigue siendo de completa actualidad. Podemos imaginarnos a nosotras mismas con un pantalón denim, una camiseta blanca y el bolso cesta que hayamos comprado esta temporada. Si claro, el del verano pasado también sirve.

Y ahora que ya estamos inmersos en el tema de los bolsos cesta, ¿siguen también de moda esta temporada? ¡Por supuesto! De hecho este año es más fácil encontrarlos que el año pasado. Y hay cientos dónde elegir.

Y aunque hemos empezado el artículo hablando de los bolsos de ganchillo, no vamos a dejar de lado otro de los must de la temporada, los bolsos de mimbre. Que no quede porque no damos alternativas, ¿verdad?

Lo bueno de estos bolsos es que las cosas están más protegidas que en un bolso de red de crochet (donde todo se ve), pero caben muchas menos cosas. De hecho, suelen ser bastante limitado en cuanto a espacio. Esto es un pequeño hándicap. Pero, ¿quién dijo que ser moderno fuera tarea sencilla?

Otro pequeño inconveniente es que si nos vamos de vacaciones meterlo en la  maleta será un poco pesadilla. A no ser que lleves baúles al más puro estilo años veinte, en una maleta del siglo XXI será un verdadero desafío. Pero, siempre podemos llevarlo en la mano y seremos unas viajeras realmente cool. ¡Y esto nos gusta!

Venga, si, vamos a hablar de los beneficios. Que tienen. El más importante es que quedan preciosos con prácticamente cualquier outfit veraniego. Si tienes un look romántico y te pierden los vestidos de flores, te va a quedar bien.

Si tu looks es más urbano y pasas el verano con shorts y camisetas, el cesto te dará el toque trendy. Y, por supuesto, también encajará con los outfits de oficina. Vale, igual con un traje chaqueta no, pero si llevas un vestido formal, le dará un toque realmente sofisticado.

¿Ya tienes tu match? Pues te dejo alguna de mis propuestas.

Vamos a hablar un poco de moda

Pero entonces ¿está más de moda el cesto de mimbre o la bolsa de red?

Aquí es donde vamos a tocar dos conceptos importantes en el mundo de la moda: cuando decimos que algo está de moda es porque lo lleva todo el mundo. Esto es básicamente un término estadístico, y significa que mucha gente (la mayoría de hecho) hace algo.

Por otro lado están las personas innovadoras. Éstos son los que se adelantan a la moda, los que hacen cosas que en el futuro serán moda. Y ese futuro es variable, podemos estar hablando de dos meses o de dos años antes.

Si volvemos al caso de los cestos de mimbre, tenemos que irnos a enero de 2017, cuando antes de que fuera verano en Occidente, las influencers internacionales ya estaban luciendo los suyos en Bali.

En verano en 2017 la moda estaba en sus inicios (tenemos que pensar en la curva normal para entenderlo) y es en verano de 2018 cuando llega a su punto álgido.  Puesa ahora ya podemos encontrarlo en todas partes y todo el mundo tiene acceso a uno.

¿Es esto malo? ¡Para nada! De hecho es la consecuencia de la democratización de la moda, que todos podamos acceder a las cosas. Antes o después, pero que podamos.

¿Y cuándo dejarán de estar de moda? Pues esto no se sabe, se puede predecir que en verano 2019 estarán de capa caída, pero realmente depende de la respuesta del mercado. Y si al mercado le gusta, entonces se sigue utilizando.

Volvamos al caso de los bolsos de rejilla. Empiezan a verse de forma puntual a principios de 2018. De nuevo con éstas afortunados que, cuando es verano en Europa, viajan a la calidez del sudeste asiático.

A medida que avanza el año los empezamos a ver en algunas tiendas, no en demasiadas, y el consumidor empieza a “acostumbrar el ojo”. Esto quiere decir que la personita normal de a pie, ve que algunos la usan. Sobre todo gracias a las redes sociales.

Y aquí es cuando una tendencia puede desarrollarse de forma rápida o ir poco a poco. Porque siempre va a depender de la respuesta del consumidor. Si al consumidor le gusta muy rápido, se convertirá en moda enseguida. Si le cuesta, tardará más. Y esto es bueno, porque quien lo compre hoy, lo tendrá durante un par de años.

Aquí cada uno tiene que posicionarse, encontrarse dentro del mundo de las tendencias. Si eres de los que se atreve a comprar las cosas antes que nadie, o si prefieres esperar a que lo lleve todo el mundo para no sentirte diferente. Las dos opciones son igual de buenas, solo tienes que encontrarte a ti mismo.

Conclusión: ¿qué me compro?

Y parecía que empezábamos con un tema tan sencillo como comprar un bolso y acabamos deliberando sobre estadística, tendencias de mercado y tipos de personas. Es la magia del mundo de la moda, que tiene unas relaciones inesperadas con muchos otros ámbitos. Prometo seguir haciendo relaciones de este tipo en futuros artículos. Confieso que es lo que más me gusta.

En resumen, y que conste que yo no quiero convencer a nadie. Pero si esta temporada llevas tu bolso de red conseguirás dos cosas: ser la envidia de todas tus amigas (y de alguna compañera de trabajo) además de estar ayudando al medio ambiente olvidándote de las bolsas de plástico.